El caso de Daniel, un niño madrileño de solo 8 años afectado por un caso extraño de leucemia que requiere un trasplante de médula urgente, nos ha hecho recordar muchas cosas. Una de ellas es que existen muchos ‘Danis’, solo en España se diagnostican más de 5.000 casos de leucemia al año, y que hay un gran desconocimiento sobre lo sencillo que es donar médula ósea. Se trata de un proceso tan fácil como brindar con vino sin alcohol por las vidas que podemos salvar al hacernos donantes y ¡te lo vamos a demostrar!

 

#Winners en trasplantes de órganos

España lleva 27 años liderando la donación mundial y el trasplante de órganos, según datos de la ONT (Organización Nacional de Trasplantes). Ser #winners en este ámbito supone un verdadero orgullo que debe motivarnos a seguir superándonos en #solidaridad. Y es que a veces la falta de información nos aleja de acciones que, con un mínimo esfuerzo, pueden ser de gran ayuda para otros.

El trasplante de médula ósea es la única curación posible para muchas personas que padecen leucemias o linfomas, ya que tres de cada cuatro no tienen un familiar compatible. En nuestro país, la Fundación Josep Carreras gestiona desde 1991, en colaboración con el sistema de sanidad público, el registro oficial de donantes de médula ósea, REDMO. Cuántas más personas donen, más posibilidades hay de hallar compatibilidad para todos aquellos que necesitan un trasplante de médula ósea.

Desde 2018 solo se incluyen en el registro nuevos donantes con edades entre 18 y 40 años. La razón es que los donantes menores de 40 años son los más solicitados y con los que se obtienen mejores resultados clínicos. Si tienes menos de 40 años y estás en buen estado de salud estás de enhorabuena porque puedes ser donante.

 

Cómo ser donante de médula en 3 pasos

Pero, ¿es muy complicado entrar a formar parte del REDMO?, ¿cuál es el proceso para ser donante de médula?, ¿donar médula requiere días de hospitalización?… Estas son algunas de las preguntas a las que te damos respuesta a continuación:

1º Consulta el Centro de Referencia de Donantes de tu Comunidad Autónoma y rellena el formulario para tu inscripción en el Registro. Se pondrán en contacto contigo para que acudas a firmar tu consentimiento y tomarte una pequeña muestra de sangre.

2º Una vez incluido en el REDMO puedes recibir una llamada en cualquier momento porque tu perfil genético resulta compatible con un paciente de cualquier lugar del mundo.

Es entonces cuando, tras comprobar de nuevo tus datos y tu estado de salud, se te citará para proceder a la donación efectiva de médula en un hospital de tu región. La probabilidad de localizar un paciente compatible contigo y de que la donación llegue a hacerse efectiva es relativamente baja (uno de cada 2.500 o 3.000 donantes).

3º La donación en sí se realizará a través de sangre periférica o por punción en cadera. El procedimiento más frecuente (en el 90% de los casos), es similar a la donación de sangre, aunque con una duración algo mayor. Los días previos se administra al donante un medicamento con el fin de movilizar las células madre que se encuentran en el interior de los huesos de la cadera. En el 10% de las donaciones, la extracción de las células madre se realiza a través de punción en la cadera. Se lleva a cabo en quirófano y bajo anestesia general. En ambos procedimientos las molestias para el donante son mínimas y los riesgos prácticamente inexistentes.

 

Efectos secundarios mínimos

El único efecto secundario destacable tras donar médula es una ligera molestia en las zonas de punción, un dolor que se controla fácilmente con analgésicos y desaparece en menos de 48 horas. Un donante que se sienta bien se puede incorporar inmediatamente a su actividad laboral.

Son muchos los testimonios de donantes que te ayudarán a derribar temores y hacerte una idea ‘real’ de lo que significa donar médula, como el de Juan Antonio: “Un par de días de molestias en la espalda a cambio de una vida y un mundo de alegría. ¿Quién puede negarse?”. O el de Úrsula: “Lo que me gustaría decir es que es un proceso de lo más simple, en mi caso no he pasado por ningún quirófano”.

Desde el equipo de Win te animamos a registrarte en el banco de donantes de médula ósea y a compartir tu experiencia con todas las personas de 18 a 40 años que conozcas. ¿No querías un #reto para empezar el año? Pues ya lo tienes: #donamédula y ¡brinda con #vinosinalcohol Win por las vidas que puedes ayudar a salvar!