El 14 de marzo se celebra el Día Europeo para la prevención del riesgo cardiovascular. Nosotros sabemos que todos nuestros #winners estáis muy concienciados con la importancia de llevar una vida sana, una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio moderado.

Ya sabéis que el proceso de elaboración de nuestro vino sin alcohol WIN no tiene nada de “mágico” ni de química. Es un trabajo que empieza ya en el viñedo, eligiendo las uvas con el menor grado alcohólico. Posteriormente, las uvas siguen el proceso de fermentación natural que llevan a cabo todos los vinos, pero obteniendo un vino con alta intensidad de aromas y bajo grado alcohólico, y más tarde, se lleva a cabo la deconstrucción molecular mediante el sistema de Columna de Conos Rotatorios que separa todos los componentes del vino y los vuelve a unir, pero esta vez ya sin el alcohol.

 

No debe confundirse con el mosto, que es el zumo de uva que se obtiene al exprimir las uvas y antes de su fermentación, que tiene un alto contenido en azúcares (por cada 100 ml de mosto 61 kilocalorías aproximadamente). Win es un producto saludable que cuenta, entre otras, con las propiedades antioxidantes y cardiosaludables del vino.

Y es que cada vez más personas tratan de llevar una vida sana y cuidarse, eliminando muchos tipos de alimentos de sus dietas, además del alcohol.

En este post vamos a repasar los beneficios que tiene el vino sin alcohol en nuestra dieta.

Según un estudio llevado a cabo por el investigador Ramón Estruch, MD, PhD de la Universidad de Barcelona, «La parte no alcohólica del vino tinto, o sea los polifenoles, ejercen un efecto protector sobre el sistema cardiovascular». «Los polifenoles también tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que podrían resultar útiles para prevenir otras enfermedades, como la diabetes». «Es probable que los polifenoles, que siguen estando presentes después de que se extrae el alcohol del vino, sean el elemento beneficioso del vino tinto». El objetivo del estudio, publicado en Circulation Research, era comparar los efectos en la salud del consumo de vino tinto con alcohol y sin alcohol.

Los investigadores concluyen que «el consumo diario de vino tinto no alcoholizado podría ser útil para la prevención de la hipertensión baja a moderada».

El vino sin alcohol tiene beneficios para la salud gracias a sus diversas propiedades. Puede contribuir a retrasar el envejecimiento de la piel, a controlar el colesterol y a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Es una bebida ideal para todas aquellas personas que no deben o no quieren consumir alcohol, pero quieren disfrutar del vino y sus beneficios, entre los que destacan:

  • Ayuda a mantener y mejorar la salud cardiovascular
  • Ayuda a regular la tensión arterial o controlar la hipertensión
  • Ayuda a combatir el envejecimiento
  • Mejora la salud de la piel
  • Colabora en la prevención del cáncer
  • No aporta calorías vacías como el vino con alcohol
  • Ayuda a reducir el colesterol malo y los triglicéridos
  • Evita o reduce el riesgo de formación de coágulos de sangre en el cuerpo

¡Ya lo sabéis #winners, en la prevención está la salud, y seguro que disfrutar del vino sin alcohol WIN os ayuda a plantarle cara al riesgo cardiovascular!

Compartir en: