Nadie dijo que el final de las vacaciones y el regreso a la rutina fueran tarea fácil, pero siempre, siempre, ¡siempre! existen planes que pueden ayudarnos a parar el tiempo y desplegar ese ánimo de #winner capaz de adaptarse a todas las circunstancias. Somos conscientes de que prepararse para el nuevo curso no es precisamente un camino de rosas así es que vamos a sustituir ese ‘camino de rosas’ por algo más real: una vía verde y un picnic con vino sin alcohol en un entorno natural privilegiado. Un slow travel capaz de prepararnos para una rentrée  de lo más llevadera y amable.

 

Estamos a las puertas de septiembre y el fuerte calor comienza a dar tregua. La ventaja de esta época es que las suaves temperaturas nos permiten seguir disfrutando de las actividades al aire libre con la ventaja de no tener que preocuparnos de librar los excesos del mercurio. Aún quedan unos cuantos fines de semana por delante para hacer excursiones en familia o con amigos y conocer rincones de la Península de cuento.  ¡Es el momento de subirse a las bicis! Además, se está disputando en estos días la Vuelta Ciclista a España y eso siempre añade un componente de motivación extra para ponerse a pedalear, ¿o no?

 

Más de 120 Vías Verdes por toda España

Y, ¿qué son las Vías Verdes? Pues antiguos trazados de líneas de ferrocarril en desuso que la Fundación de los Ferrocarriles ha transformado en senderos para practicar senderismo y cicloturismo en la naturaleza. Se trata de caminos accesibles y cómodos aptos para todo tipo de viajeros, con independencia de su edad o condición física. En total, más de 2.600 kilómetros de rutas –de interior y de costa- que atraviesan idílicos paisajes naturales a la vez que nos aproximan al patrimonio cultural de España. Sendas rurales, caminos urbanos, recorridos de poco más de 5.000 metros o vías que superan los 100 kilómetros. ¡Hay para todos los gustos, como en nuestro catálogo de vinos sin alcohol WIN!

 

Accesibles y sostenibles

Con desniveles inferiores al 3%, los recorridos son llanos y de accesibilidad universal para que la excursión a la naturaleza sea realmente sin barreras para todo tipo de #winners sin importar edad, forma física o condiciones de movilidad. Además las Vías Verdes mantienen un respeto máximo por el entorno ya que el objetivo de cada trazado es lograr una integración total con la naturaleza de la zona. Por eso nos gustan tanto, por su accesibilidad y por su sostenibilidad. En la web de Vías Verdes se puede consultar un mapa con todas las rutas que hay en España e información detallada de cada vía verde, pero a continuación presentamos una muestra de algunas de nuestras preferidas y el vino que nos llevaríamos para hacer un picnic en medio del camino:

 

Una pausa ‘frizzante’ en la Vía Verde de la Sierra de La Demanda (Burgos)

“Entre bosques, siguiendo la estela de un misterioso ferrocarril minero…” Un itinerario de 54 kilómetros entre hayedos y pinares que transcurre por frondosos bosques y montañas de una gran riqueza geológica. Puntos de interés son el pantano de Arlanzón y algunos túneles rehabilitados que se atraviesan durante el recorrido. Cualquier momento del camino será bueno para hacer una pausa, tomar un piscolabis y disfrutar del Win 5.0 verdejo frizzante que llevamos en la mochila.

 

Bocata y ‘Tempranillo’ para la Vía Verde del Plazaola (Navarra)

Una de las vías verdes más impresionantes para enamorarse de los paisajes verdes del norte es esta que transcurre entre los valles de  Larraun y del Leitzarán, entre Navarra y Guipúzcoa. Dado su espectacular y serpenteante trazado entre frondosas laderas de hayas y robles en espacios naturales casi vírgenes, conviene consultar el estado de su recorrido antes de desplazarse hasta allí. Unos 40 kilómetros entre los que elegir el mejor alto en el camino para disfrutar de un buen bocadillo y un Win tinto crianza tempranillo, ¿no te parece?

 

Gazpacho y verdejo en la Vía Verde Entre Ríos (Cádiz)

Y del norte nos vamos hasta una de las muchas vías verdes acondicionadas en el sur de España. La de Entre Ríos, en Cádiz, te llevará desde Rota a Sanlúcar, pasando por Chipiona. Unos 16 kilómetros de recorrido que cuentan con ocho espacios naturales protegidos en un radio de menos de 5 kilómetros, como, por ejemplo, el Parque Nacional Doñana. ¿Para el picnic? Un buen gazpacho y un verdejo Win serán una combinación perfecta para recuperar fuerzas.

 

Estación de Puente Viesgo en la Via Verde del Pas (Fundación de los Ferrocarriles Españoles).

Sobaos y espumoso en la Vía Verde del Pas

Un camino llano de aproximadamente 25 kilómetros desde el mar (Astillero) hasta los valles pasiegos en los que encontramos un tramo apto para personas con movilidad reducida, el de Villabañez y Puente Viesgo. La ruta, completamente acondicionada, cuenta con zonas de descanso con mucho encanto. Uno de esos lugares es la estación de Puente Viesgo, que ha sido rehabilitada y es un punto ideal para ponerle un toque dulce a la jornada con un buen sobao pasiego y un WIN espumoso sin alcohol.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información