Llega el buen tiempo, winner, y no hay nada que apetezca más con el calorcito que una buena ensalada fresquita. ¡Pero no, no hablamos solo de aliñar una lechuga! Podemos jugar con muchos más ingredientes. Aquí te traemos una recopilación de cuatro recetas Win fresquitas y sanas. Son atrevidas, pero ¿qué es la vida sin riesgos?

 

Escarola perfumada con mostaza: menos es más

¿Suena dificultoso, winner? ¡Para nada! Es un plato facilísimo y un entrante perfecto.

Necesitarás escarola, beicon, queso fresco y mostaza.

Lo primero que tenemos que hacer es poner a lavar la escarola y cortarla en pedacitos muy pequeños. Cortamos así también el beicon y lo pasamos por la sartén. Lo mezclamos todo en un bol y añadimos el queso fresco, también a taquitos.

Con la mostaza prepararemos una vinagreta: mezclamos una cucharada de mostaza con seis de aceite de oliva virgen extra y una de vinagre. Añadimos la salsa a la ensalada, salpimentamos al gusto y ¡voila! Ya tenemos nuestra escarola perfumada. ¿Ha sido fácil, verdad?

 

Quinoa con verduritas: de lo mejor de Latinoamérica

¿Eres una amante de la fusión? Entonces seguro que te encanta la quinoa, de origen latinoamericano y uno de los ingredientes estrella de la cocina vegetariana.

Para prepararla necesitaremos quinoa, zanahorias, limón, rabanitos, pasas, pepino y salsa de soja.

Una vez lavada la quinoa y puesta a hervir en una olla, le sumamos ralladura de limón y sal.

Añadimos también limón a las zanahorias que hemos pelado y cortado a trocitos muy pequeños.

Los pepinos y los rabanitos los cortamos en gajitos. Mezclamos todos los ingredientes con la quinoa una vez que esté escurrida y fría.

Para darle el toque maestro, añadimos un poco de salsa de soja. ¡Riquísimo!

 

Ensalada griega: ¡viva el queso Feta!

Seguimos con la cocina internacional y ahora viajamos hasta Grecia: el azul intenso del mar, las islas de ensueño… y el queso. Una ensalada facilísima de hacer, pero con un sabor increíble.

Necesitaremos: tomates cherry, pepino, aceitunas negras y verdes, queso Feta, limón y un yogurt natural cremoso.

Pelamos y cortamos el pepino a daditos, también el queso Feta y los tomates y aceitunas por la mitad. Lo mezclamos todo y añadimos un poco de aceite virgen extra.

El toque final será la salsa de yogurt, que la prepararemos añadiendo al yogurt una cucharada de zumo de limón y un poco de aceite. Lo salpimentamos y ¡listo! ¡A disfrutar de Grecia!

 

Espinacas con queso de cabra y vinagreta de piña: una sorpresa dulce

Un plato un poco más dificultoso pero que merece enteramente la pena: unir los beneficios de las espinacas con el sabor del queso de cabra y el beicon es un acierto, pero el toque maestro lo dará algo tan especial como una vinagreta de piña.

Para esta ensalada necesitaremos hojas de espinacas, champiñones laminados, queso de cabra, beicon, pan, vinagre de Módena, aceite de oliva virgen extra y piña.

Tras limpiar las hojas de espinacas y colocarlas en la ensaladera, partimos el tomate en trozos muy pequeños y los añadimos.

¡Y nos cambiamos a la vitro! Salteamos los champiñones con aceite y sal y agregamos el beicon en lonchas. Apartamos y dejamos que se enfríen.

Partimos el pan en rebanadas finitas y las tostamos un poco en la sartén en la que hemos salteado.  Una vez frías, las añadimos a la ensaladera y le sumamos el queso de cabra.

Y, por último, realizamos la vinagreta de piña con vinagre, aceite de oliva, piña cortada en trozos muy finos y pimienta. Regamos la ensalada, dándole el toque agridulce que la convierte en un entrante muy especial.

¿Te atreves con estas recetas, winner? No olvides maridar con un buen vino blanco, que es lo mejor para acompañar ensaladas ¡Con nuestro Win Blanco Verdejo aciertas seguro!

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información