¿Te has preguntado alguna vez lo que puedes hacer en tu día a día para reducir la contaminación y el consumo energético? Seguro que sí, por eso qué mejor que este  periodo de ‘desconexión’ veraniego para alimentar tu conciencia ecológica con nuevas ideas. #Winner, el reto es que, además de cuidar nuestra salud con vino sin alcohol, cuidemos también la del planeta, ¿te apuntas?

Agosto ya está aquí y, además de ser época de vacaciones, playa, montaña y muchos cócteles WIN refrescantes para compartir con familia y amigos, es uno de los meses del año en los que se dispara el consumo energético. Las altas temperaturas nos obligan a depender de sistemas de aire acondicionado, ventiladores y demás. Por otro lado, la necesidad extra de hidratarnos provoca, por ejemplo, que abramos constantemente la nevera o que dupliquemos el consumo de agua.

Los vinos Win nacen en una bodega pionera en innovación y sostenibilidad en plena Ribera del Duero. Desde nuestro más profundo respeto por la naturaleza y la tierra de la que procede nuestra materia prima, nos esforzamos cada día por reducir el impacto ambiental de nuestras instalaciones. Esa filosofía de protección del medio ambiente viaja siempre con nosotr@s, también en vacaciones. Por eso, vamos a recordar algunos consejos que pueden permitirte, a ti también, vivir la experiencia #winner de reducir el alcohol y la contaminación.  

 

Uso responsable del Aire Acondicionado

Cuando los termómetros suben y suben solo pensamos en buscar refugio bajo el aire acondicionado. Activar la ‘magia’ de ese aparato es tan sencillo como pulsar un botón, de ahí que, a veces, olvidemos cerrar las puertas y las ventanas, lo que supone un despilfarro energético notable. Igual que programarlo a temperaturas desproporcionadas. Según el IDAE (Instituto para la Diversificación del Ahorro y la Energía), la temperatura de confort recomendada en verano está entre los 24 y los 26ºC. Si mantienes una temperatura estable en torno a los 25ºC además ahorrarás en tu factura eléctrica.

 

Hielo para refrescar el ambiente

Si, por el contrario, no tienes la fortuna de tener aire acondicionado no te preocupes, es de #winners tener siempre un plan B por lo que pueda pasar. Llena un recipiente con hielo y colócalo delante de un ventilador convencional. A medida que este se vaya derritiendo, las aspas del ventilador recogerán el aire frío de la superficie, refrescando así la habitación.

 

Lámparas solares para terraza o jardín

El uso de lámparas solares o luces fotovoltaicas que se cargan durante el día con la luz ambiental y no consumen electricidad para iluminar la terraza o el jardín es otro de esos gestos que, además de reducir tu factura energética, te convertirán en un #winner ¡mucho más sostenible!

 

Ventiladores USB para el escritorio

¿Largas jornadas delante del ordenador? Aprovecha su energía para conectar alguno de los cada vez más ingeniosos modelos de ventiladores USB de mesa disponibles en el mercado. Estos económicos gadgets han evolucionado tanto que son capaces de proporcionarte el aire fresco que necesitas en el área de tu escritorio. Algunos incorporan incluso funciones de humidificador y purificador del aire. Sí, sí, como lo lees…

El incombustible abanico

Pero si hay un invento que surgió para combatir el calor en los lugares más insospechados y cuya eficacia

ha traspasado épocas y fronteras es, sin duda, el abanico. Cero emisiones contaminantes y cero gastos. Si tuviéramos que elegir un #winner absoluto del #ahorroenergético, no habría lugar a la discusión. Además, puede presumir de ser uno de esos complementos que se resiste a las modas.

Como ves, disfrutar de tu WIN preferido y usar con responsabilidad los medios que tenemos a nuestro alcance para reducir la contaminación ambiental ¡sí es posible!

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información