Si ya eres #winner y has probado alguno de los vinos sin alcohol de la gama Win es probable que no dudes ni por un momento que va a formar parte de tus celebraciones esta Navidad. Pero, ¿y si aún no has tenido oportunidad de hacerlo? Pues vamos a darte unos cuantos motivos de peso para ayudarte a decidir incluirlo en tus opciones de maridaje estas fiestas.

Seguro que en alguna ocasión has vivido esa situación, un tanto comprometida, en la que algún invitado se queda sin brindar porque solo hay bebidas alcohólicas en la mesa, ¿verdad? Adolescentes, embarazadas, personas en tratamiento médico… Además está muy extendida esa superstición que dice que brindar con agua o con la copa vacía da mala suerte.

En definitiva, la llegada del vino sin alcohol ha supuesto una verdadera alternativa para que nadie, absolutamente nadie, tenga que renunciar a un brindis. Si necesitas más razones para darle una oportunidad al vino sin alcohol de Win, a continuación van unas cuantas:

 

Maridaje versátil con cualquier plato

Dentro de la familia Win existen referencias para todos los gustos: Win tinto crianza; Win 0 tinto frizzante; Win 0 blanco frizzante; Win blanco verdejo; Win blanco espumoso… todos procedentes de uvas de la Ribera del Duero, de las variedades verdejo y tempranillo. Para entrantes, primeros platos o platos fuertes a base de carne o pescado y cualquier postre que se te pase por la imaginación encontrarás el Win más adecuado. Lo mejor es consultar la ficha de cata de cada uno de ellos.

 

Investigación contra el cáncer

¿Sabes que a través de dos vinos sin alcohol de la gama Win estás contribuyendo a la investigación del cáncer? Gracias al convenio establecido entre Win y la Asociación Española Contra el Cáncer, una parte de cada botella de Win 0 Tinto Frizzante y WIN 0 Blanco Frizzante vendida se destina a un proyecto de investigación centrado en la lucha contra esta terrible enfermedad. El diseño de las botellas edición especial de Win AECC se ha inspirado en tres colores: blanco, azul y rosa como representación de la esperanza, la serenidad y el amor..

 

Si bebes Win, puedes conducir

Los desplazamientos necesarios para reunirnos con familiares y amigos y compartir las celebraciones navideñas impiden, en muchas ocasiones, dejar aparcado el coche. Una de las ventajas de elegir el vino sin alcohol es que no hay que preocuparse de la hora a la que se debe coger el coche. El vino sin alcohol es un gran aliado, si tienes carretera por delante.

 

Adiós a las calorías

Una solución para contrarrestar las copiosas comidas y cenas de estos días es optar por bebidas que no sumen calorías al festival gastronómico típico de la Navidad. El vino sin alcohol cuenta con muchas menos calorías que cualquier bebida alcohólica, mosto e incluso que un zumo e incorpora las propiedades antioxidantes y cardiosaludables del vino.

 

Dicho todo esto, parece que todos los caminos llevan a WIN, porque debido a sus cualidades saludables el vino sin alcohol es apto para todos los paladares y va a permitir que todos lo que se sienten a tu mesa puedan alzar la copa y brindar por la Navidad, la llegada de 2019 o todo lo que se tercie… ¡Feliz Navidad!