Que dé un paso al frente quien este verano no haya escuchado “Despacito”, o que levante la mano la mujer que no haya comprado, o deseado, un vestido lencero. En cuanto a viajar, Nueva York ha sido uno de los destinos estrella.

Música. ¡Sí! Es cansina, repetitiva y machacona pero no has podido quitártela de la cabeza en todo el verano y tampoco has parado de mover el esqueleto al escucharla. ¡Y vaya si lo has hecho! En las verbenas del pueblo, en el bar de la esquina, en el coche, en casa… Despacito, la canción del puertorriqueño Luis Fonsi, ha triunfado en todas las discotecas del planeta y ha sido el ‘hit’ del verano… ¡o la década!

Desde la Macarena y su incansable coreografía, es el primer single en español que ha logrado ser número 1 en Estados Unidos, y es la segunda canción en liderar la lista Hot 100 de Billboard al menos durante 15 semanas consecutivas. Ha ido de récord en récord también en Youtube, convirtiéndose en el vídeo más reproducido de la historia de la plataforma.

Todos, sin excepción, nos hemos rendido a su música pegadiza que no hemos podido dejar de tararear o silbar o reproducir con suaves golpecitos sobre la mesa. ¿La bailamos una última vez?

Moda ¿Vestido? ¿Pijama? Este verano los escaparates de las tiendas de moda han lucido los vestidos lenceros, que se han impuesto como tendencia y que no han faltado en el fondo de armario de cualquier fashion victim. Son sensuales, suaves, sedosos y cool, confeccionados con tejidos satinados y finísimos tirantes. Si aún no te has hecho con uno, estás a tiempo… ¡la moda otoñal repite la tendencia y mantiene esta sugerente prenda!

Viajes El verano está hecho para descansar, disfrutar ¡y viajar! Ha tocado escapar de la rutina, conocer otras culturas, países fascinantes, radiantes y controvertidos.

Nueva York ha vuelto a ser tendencia, la ciudad preferida entre muchos viajeros que han descubierto la gran “babilonia” en la que se hablan todas las lenguas y donde es posible viajar en apenas un par de manzanas desde la más ostentosa de las opulencias a su contraste más mísero.

Si has sido un winner con suerte y has tenido la fortuna este verano de conocer la ciudad de los rascacielos. ¡Enhorabuena! Pero si además estabas en buena compañía y con una botella de Win, habrá sido un verdadero éxito. ¿Verdad? Aún estás a tiempo!!

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información