¡Fíjate bien! El otoño ya está empezando a hacer acto de presencia en bosques y montañas. Incluso en los viñedos de la Ribera del Duero donde todo comienza para nuestros saludables WIN, los amarillos, ocres y rojos pronto empezarán a sustituir a los cien matices de verde. ¿Has decidido ya dónde quieres ir para disfrutar del espectáculo otoñal? ¡Ánimo! ¡Ponte ropa cómoda, enfúndate las botas, coge el bastón y empieza a caminar!

Como realizar un viaje otoñal por toda la Península sería una tarea difícil, hemos elegido cuatro rutas que discurren en provincias no muy lejanas a Valladolid, donde sabemos que a vosotros, nuestros winners, os encantará poner el broche de oro a la colorida excursión brindando con WIN en nuestra bodega. ¿Empezamos?

  • La Tejeda de Tosande en Palencia. Ajena a la mirada de curiosos y domingueros, la Montaña Palentina esconde una de las tejedas más importantes de la Península con ¡medio centenar de ejemplares de estos árboles! Algunos lucen orgullosos su más de medio y metro de perímetro. ¿Quieres disfrutar de un otoño esplendoroso? Entonces, ¿a qué esperas?

 

  • Hayedo de Fontún, en León. Fontún es un pico de la Cordillera Cantábrica que oculta un rincón que siempre merece la pena ser visitado, más en otoño. Un pequeño hayedo, el único del pico, presta al Fontún una pincelada de color. ¡Ojo! No hará falta que corones el pico por ninguna de sus laderas para disfrutar del espectáculo porque el hayedo cubre las faldas del monte. Vamos, que salta a la vista.

 

  • La ruta de Augas Santas, en Ourense. ¿Conoces la histórica localidad de Allariz? Muy cerca, en la aldea de Augas Santas, un agradable paseo que comienza en este pueblo te conducirá a través de campos de cultivo a bosques centenarios de castaños y robles. La caminata no es dura. ¡Solo nos importa una cosa! Que te lo pases bien y disfrutes sin peros. ¿Lo harás?

 

  • Los lagos de Saliencia, en Asturias. Quizás los lagos de Saliencia no te suenen mucho, pero si decimos Somiedo la cosa cambia. Es el parque natural por excelencia, reserva de la biosfera y todo un símbolo de diversidad ambiental y alto grado de conservación. Aprovecha la excursión y piérdete por sus senderos porque estamos convencidos de que te va a encantar. Y estate al loro porque caminas por uno de los principales núcleos oseros de la Cordillera Cantábrica. ¡Cuidado con los osos!
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información