Maridaje es la unión, analogía o conformidad con que algunas cosas se enlazan o corresponden entre sí, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

La clave, winner, está en ‘algunas cosas’. ¿Has tenido alguna vez la sensación de que has escogido el vino equivocado para disfrutar, por ejemplo, de una ensalada? Existen alimentos para los que es difícil encontrar el vino perfecto.

Te dejamos algunos consejos que, quizá, puedan guiarte a la hora de maridar ciertos alimentos… o no. ¡Las normas están para romperlas!

 

Vinagre: vinagretas y ensaladas

El sabor del vinagre puede solapar al del vino, dejando una sensación ácida en el paladar o incluso anularlo directamente.

Las vinagretas o los platos que se acompañen de vinagre, como las ensaladas, se pueden maridar tanto con vinos blancos como tintos. Los vinos blancos con cuerpo y los tintos con una crianza corta serán los que aporten más equilibrio a nuestros entrantes.

Por ejemplo, nuestro Win Tinto Crianza, elaborado con uvas de la variedad tempranillo y envejecido durante un año en barrica, puede ser la elección perfecta. ¡Y con 0% de alcohol!

 

Espárragos y alcachofas: evitar los toques metálicos

Alimentos como las alcachofas provocan un sabor metálico en el paladar cuando los combinamos con vino. Esto es consecuencia de un componente químico: la cinarina.

¡Pero se puede arreglar! Podemos maridar estos alimentos con un Win Blanco Verdejo, por ejemplo. Este vino de maceración media y toques frutales (manzana verde, anís, hinojo) suavizará la mezcla y te permitirá disfrutar de platos tan apetitosos y sanos como la alcachofa rellena o los espárragos verdes salteados. ¡Rico, rico… riquísimo!

 

Chocolates: déjate guiar por el color

¡Ay, winner! ¡Cuánto nos gusta el chocolate y cuántos beneficios tiene para nuestra salud! El más recomendable es el chocolate negro, con un porcentaje igual o superior al 70% de cacao. Este chocolate, tomado con moderación, puede ayudarnos a reducir el riesgo de padecer un accidente cardiovascular, a sentirnos satisfechos (por su alta cantidad de fibra) o a mantenernos despiertos y atentos (por su contenido en flavonoides).

Pero combinado con según qué vino pueden anular los sabores. Uno de los consejos más seguidos a la hora de maridar chocolate es guiarse por su color. Por ejemplo, si tomamos un postre de chocolate amargo, lo podemos maridar con nuestro Win Tinto Crianza; si elegimos un chocolate blanco, nuestro Win.0 Blanco Frizzante le dará el toque maestro.

Y tú, winner, ¿qué truquitos tienes para maridar?

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información