El maridaje de los vinos no es una ciencia exacta. Popularmente se identifica el vino blanco con el pescado y el tinto con la carne, pero esta afirmación tiene matices. Los WIN blancos pueden ser el acompañamiento perfecto a muchos platos de pescado, aunque al ser un vino suave marida mejor con productos frescos y ligeros. ¡Atento a nuestras propuestas!

¿Qué tal un vino blanco Win acompañado de un exquisito plato de marisco? Su frescura combina como anillo al dedo con percebes, mejillones, almejas o nécoras. Para abrir boca y hacerte una idea prueba, por ejemplo, con un plato de langostas. ¡No hay mayor manjar que una buena mariscada regada con un vino blanco Win!

Los arroces y las paellas piden también este vino. Cierra los ojos e imagínate degustando un plato de paella mirando el mar Mediterráneo y disfrutando de la brisa marina mientras saboreas una botella Win en buena compañía. ¿Existe mejor plan?

Otra opción son las ensaladas. Hay muchas distintas… verdes con lechuga, espárragos y cebolla, acompañadas de atún y anchoas, de patata o tomate. Lo que nunca falla es maridarlas con nuestros WIN blancos.

Mueve la copa con suavidad, siente los aromas que desprende nuestro vino, percibe las notas de sabor en tu paladar y ten a mano un exquisito plato de verduras o comida asiática. Si quieres sorprender a tu invitado, prueba a regar sushi o tempura con vino blanco Win y serás un gran anfitrión.

Y el broche de oro a cualquier comida puede protagonizarlo también este vino al maridar a la perfección con postres, dejándonos un regusto muy suave y fresco en el paladar. ¡Salud! ¡Siempre con WIN!

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información